Hui: La inteligencia artificial como liberación o alienación humana

El filósofo chino y experto en ingeniería informativa, Yuk Hui, es un filósofo dentro de la tecnología o un “tecnósofo”.

Actualidad 16/04/2024
NOTA

Doctorado en la Universidad de Londres y profesor en la Universidad Erasmus, bajo la influencia de un pensador tan complejo sobre la “técnica” como Bernard Stiegler, descubrió el sentido más íntimo de esto último, algo que le ha permitido definir una posición controvertida y divergente de la mayoría de críticos sobre las inteligencias artificiales. A diferencia del temor vigente de que estas tecnologías abran un escenario positivo que nos libere del trabajo, o negativo que como el de nuestra propia extinción, siguiendo a Gilbert Simondon, Martin Heidegger, Henri Bergson y Norbert Wiener, Hui asegura que no nos hemos planteado cómo funciona nuestra relación con la realidad cibernética ni tampoco las posibilidades de que esta pueda adaptarse a las múltiples formas de conocimiento de cada cultura particular.

Los seres humanos somos seres tecnológicos. Inventamos la tecnología, sí, pero al mismo tiempo somos inventados continuamente por nuestras técnicas, la tecnología. Desarrollamos nuestros gestos, reconfiguramos nuestro sistema nervioso central. Pero la evolución tecnológica es mucho más rápida que la evolución biológica.

Desde sus años de estudiante en Hong Kong, Hui creció interesado en las inteligencias artificiales como una duda sobre si, de hecho, estas eran parte de una realidad filosofía, una inquietud de un ingeniero convertido en filósofo capaz de ver en este tipo de desarrollos preguntas como: ¿qué es la percepción, la acción, la moralidad? El espacio interior y exterior aparecen cuando se pone en duda, por ejemplo, si un robot, al entrar en una habitación y mirarnos fijamente, ¿puede o no saber qué es importante en un entorno tan específico? Este tipo de interrogantes son las de una fenomenología de la inteligencia artificial, algo muy anterior a Hui y con sus primeros pasos en la década de los sesenta. Para el filósofo estadounidense Hubert Dreyfus, la primera inteligencia artificial desarrollada por el MIT era ya una “inteligencia cartesiana”, es decir, un pensamiento que existe. Según este autor y su admirador hongkonés, haría falta seguir también el desarrollo de la historia de la filosofía y concebir una inteligencia ontológica o “heideggeriana”, es decir, que pueda plantearse no como un ente entre los entes, sino como ser-ahí.

Para Hui, ahora siguiendo a un fenomenólogo como Merleau-Ponty, las inteligencia artificiales están encarnadas, tienen una mismidad, un cuerpo que no se ve, o son una encarnación del mundo, una integración con el mundo. Algo poco evidente hasta el siglo XXI, porque décadas antes algo como la experiencia cotidiana no se comprendía bien dentro de la investigación de las inteligencias artificiales. ¿Un estudiante de informática que copia y pega un algoritmo, entiende realmente qué es? Más difícil entender algo así sin la más mínima experiencia.

Hui resume la historia de la tecnología remitiéndose a los primeros artesanos que trabajaban con múltiples herramientas, algo expandido en tiempos de las primeras enciclopedias y máquinas mecánicas simples, donde todavía no se veía desaparecer al trabajo manual cotidiano. Sería la revolución industrial la transición a un nuevo tipo de máquinas, aquellas que describió muy bien Karl Marx como “cerradas” y “autónomas”, reemplazantes de algo de los trabajadores, quienes empezarán a dejar de lado el uso anterior de sus cuerpos como pérdida de saberes técnicos. El siglo XXI se ve en el problema aún más extraño de reconocer qué sería una máquina casi biológica. Maquinas que, ya desde el desarrollo de la cibernética de los años 40, son concebidas como entidades que se gobiernan a sí mismas retroalimentándose.

Al usar el término “corporizado” queremos resaltar dos puntos: primero, que la cognición depende de los tipos de experiencia que provienen de tener un cuerpo con varias capacidades sensoriomotoras, y segundo, que estas capacidades individuales están embebidas en un entorno biológico, psicológico y cultural más amplio.

Para Hui, en el sentido más puro posible, una máquina es la exteriorización de la inteligencia, pero puede convertirse en una fuente de alienación siempre que no se sepa lidiar con ella o entenderla. El espacio extenso y cultural que van creando las inteligencias artificiales puede no ser un nuevo remplazo del cuerpo, como advirtió Marx, sino un replanteamiento creativo de nuestra dimensión psíquica, biológica, filosófica y como hegemonía cultural. Para el filósofo hongkonés, la encarnación de las máquinas puede no ocultar, sino rescatar parte de la encarnación perdida de la humanidad, no sirviendo a un gran proyecto y a una gran mercadotecnia de un monopolio tecnológico, sino a nuevos horizontes relacionales y de diversidad.    

Te puede interesar
NOTA 1 MEDICAMENTOS ANALISIS

Medicamentos: aumentan un 150% y cae fuerte el consumo

Actualidad 05/04/2024

Según el último informe del Centro de Profesionales Farmacéuticos (Ceprofar), los medicamentos han aumentado un 146% en los últimos 4 meses. Lo llamativo no es solo el aumento del rubro en términos absolutos, sino que la suba de precios representa un 53% por encima de la inflación respecto del mismo periodo.

Lo más visto
NOTA ESPINOZA

Procesaron a Espinoza por abuso sexual

Región 21/05/2024

La jueza Galletti ordenó el embargo de un millón y medio de pesos. La joven habia sido contratada como asesora municipal. Confirma “la prohibición de acercamiento y de todo contacto”. Problemas para el intendente de La Matanza P3

Imagen de WhatsApp 2024-05-21 a las 11.58.12_a8775463

Milei, el plagiador serial: ahora copió en su nuevo libro a un docente de la Universidad Nacional de Moreno

Política 22/05/2024

El nuevo libro del presidente Javier Milei, “Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica”, que viene presentando por estos días tiene plagios. Y no es la primera vez que lo hace, sino que en esta ocasión dio un paso más allá, ahora llegó a copiar fragmentos de un investigador del Conicet y profesor emérito de la Casa de Altos Estudios del oeste del conurbano bonaerense.