Trabajo precario, vida robada: falleció un operario del Frigorífico Bancalari

Con solo 19 años, un trabajador de este matadero tigrense perdió la vida al intentar reparar una máquina. Denuncian que se habían solicitado previamente arreglos en el lugar y que ya han ocurrido muertes anteriores. Un “asesinato laboral” que podría haberse evitado.

Región 11/06/2024
NOTA FRIGORIFICO

Por Rodrigo Lescano

 

Don Bravo nunca sintió un dolor tan agonizante. Sentado de cuclillas y tapando sus lágrimas con las dos palmas de su mano, su cuñado le acarició la espalda. Alrededor de él, una ronda de familiares, amigos y compañeros de trabajo, todos con la cabeza gacha, replicaban los silenciosos pésames que se dan en los velatorios. En los coloridos murales realizados sobre el Frigorífico Bancalari, ellos esperaban que saliera la ambulancia que, horas atrás, había entrado al lugar.

“Jorgito”, el hijo de don Bravo, compartió el pasado lunes el mismo destino de las seiscientos vacas que habían ingresado a este matadero ubicado en el cruce de la Ruta Nacional 202 y el camino que lleva el nombre de la empresa. Tratado de la misma manera que estos vacunos, este joven sanfernandino de 19 años perdió su vida al intentar reparar una máquina que, tiempo atrás, los trabajadores habían solicitado su arreglo para evitar accidentes.  La falta de higiene y seguridad del lugar provocaron un crimen laboral.

 

Un trágico “derecho de piso”

“Se abusaron de él porque era nuevo”, confesó  Don Bravo a LA PRIMERA entre sollozos. Jorgito comenzó a trabajar en el frigorífico hacia un mes y medio como empleado de mantenimiento. Haciendo uso del “derecho de piso”, sus jefes lo obligaban a realizar tareas de cualquier tipo: desde albañilería hasta pintar corralones. La falta de personal en el sector de maquinarias fue la razón perfecta para que el “che pibe” vaya a este lugar al que los obreros de la carne evitan a toda costa por su peligrosidad.

Allí funciona una noria, un sistema de engranajes que se asemeja al de las cadenas de motocicletas y que se encuentra en el techo del establecimiento. Sobre ésta, cuelgan rondanas con maneas donde se atan las reses. Como rieles en el aire, las cadenas de la noria son grandes, ya que están preparadas para sostener vacas de 300 kilogramos y trasladarlas a los diferentes sectores del frigorífico.

Según testimonios recolectados, Jorgito habría perdido su temprana juventud cuando una de estas maneas se trabó. Al intentar destrabarla, los engranajes de esta noria lo atraparon a la altura del pecho, sin darle ninguna posibilidad de escapatoria. Al ver que las reses no llegaban, un compañero se acercó al sector para ver que ocurría. La imagen de su cuerpo en el medio de la máquina será algo que llevará siempre en su memoria.

La reconstrucción de los hechos no es precisa debido a que el joven se encontraba solo cuando ocurrió el trágico suceso. Las fuentes consultadas compartieron una misma visión: que Jorgito no estaba preparado para esa tarea. Un delegado, el cual pidió reserva de su identidad, acusó a la empresa como responsable: “Fue una negligencia de parte del jefe de producción, Antonio Fonseca, por enviar a trabajar a un pibe sin capacitación ni experiencia a un sector  donde hay que medir la magnitud del peligro por estar rodeado de motores y engranajes”.

 

Cuchillos guardados

Mientras la escena del crimen se llenaba de médicos, policías y bomberos, la producción de carnes se paralizó. La empresa intentó, al día siguiente, obligar a sus trabajadores a cumplir su jornada. Ellos se negaron y guardaron sus cuchillos como forma de respeto a su difunto compañero.

El mismo martes en que la familia Bravo colocaba a Jorgito a su última morada en el Cementerio de San Fernando, se realizó una inspección por parte del municipio de Tigre en el frigorífico. En la recorrida participaron autoridades de la empresa y representantes gremiales. Ahí se constató que el sector de maquinarias no estaba apto para que una persona circulase. También se observó que hay lugares del edificio que están por desprenderse.

Se estableció un lapso de cinco días para que se realicen las reparaciones necesarias en materia de seguridad e higiene y se deberá pedir una nueva inspección para ver si el establecimiento está en condiciones de funcionar.   “Con arreglar el lugar no es suficiente. Queremos que el gerente, el encargado o quien sea  pague por lo sucedido”, arremetió el delegado.  Al cierre de esta edición, el frigorífico propiedad de la familia Somma no produjo ni un kilo de carne durante la semana pasada.

 

Dejar una vida precaria en un trabajo precario

La Planta Faenadora Bancalari S.A fue el primer y último lugar de trabajo para Jorgito. Semanas atrás, Centro Profesional Laboral N°1 de San Fernando había llamado a su casa porque no estaba yendo a cursar. Al igual que miles de jóvenes argentinos sumidos en la informalidad, tuvo que elegir entre trabajar o estudiar para poder llegar a fin de mes. “Jorgito quería trabajar para tener su propia platita”, recordaba su padre.

Allí conoció la precarización laboral en su máxima expresión. Para el delegado consultado, por ser una persona con discapacidad, el matadero lo contrató en negro y solo lo registró formalmente luego de haber fallecido.También experimentó al extremo las inhumanas condiciones de trabajo.  En este establecimiento cárnico, años atrás, un operario murió al caerse en un tanque de amoníaco y algunos han perdidos dedos y manos.

La precariedad laboral y las malas condiciones de higiene y seguridad son características de los mataderos. Para dar un ejemplo, en Ecocarnes S.A, frigorífico que se encuentra a unas cuadras del Bancalari, contratan personal tercerizado (el cual cobra la mitad que un efectivo) y en 2019 un operario falleció por un escape de amoníaco.

La velocidad de las máquinas, la falta de mantenimiento, el cuchillo, el trabajo repetitivo y el cansancio son una constante en una industria que recauda enormes ganancias gracias a la exportación, pero no realiza los cambios necesarios para que sus obreros no pierdan la vida trabajando.  

 

Asesinato laboral

La muerte de Jorgito no debe interpretarse como algo fortuito, casual o imprevisible. Para la lista Roja, oposición a la conducción de José Fantini en el Sindicato de la carne, el hecho podría haberse evitado “si la empresa hubiera respetado las normas, leyes y convenio, y escuchado a sus empleados en sus demandas”.  

Desde una óptica de izquierda del mundo del trabajo, lo ocurrido se consideraría como un “asesinato laboral”. Según este concepto, la muerte de los empleados en sus lugares de trabajo es producto del ahorro en condiciones laborales que llevan a cabo las patronales para poder aumentar sus ganancias.  Estos hechos no pueden ser tratados como accidentes, ya que serían inherentes a la lógica de producción capitalista y podrían ser evitados.

Te puede interesar
NOTA 1 FERIA MATADEROS

La Feria de Mataderos celebra el 25 de Mayo

Región 24/05/2024

Se viste de fiesta para celebrar un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo: artistas folclóricos, demostraciones gauchescas y más de 300 puestos de artesanías tradicionales y gastronomía típica argentina.

Lo más visto
2e271749-4547-4b59-a806-a5b9e81a5b21

Los nuevos referentes del metal argentina

Actualidad 11/06/2024

La banda surgida en Córdoba formará parte de un show especial el 20 de julio en El Teatrito en CABA. Para saber más detalles sobre la presentación y el presente y el futuro del grupo, Grupo Mediatres entrevistó a su baterista, Leandro Segovia.

NOTA 2

Envión brinda herramientas para jóvenes

Actualidad 12/06/2024

Mediante esta iniciativa se desarrollan políticas orientadas a generar redes socio-comunitarias para mejorar las condiciones de vida de los beneficiarios de esta acción, destinada a personas de entre 12 y 21 años.

NOTA COMEDORES

Merlo: Comedores del conurbano continúan reclamando alimentos

Región 12/06/2024

Mientras el fin de semana se conoció que el Ministerio de Capital Humano de Sandra Pettovello, no ejecutó 140.000 millones del presupuesto destinado a la política alimentaria de los sectores más vulnerables, los comedores siguen reclamando los alimentos para funcionar.