Se debatirá el conflicto entre Israel y Palestina en los HCD de Moreno y José C. Paz

A propuesta de las concejalas de la izquierda, se tratarán proyectos para que estos municipios se opongan a la ofensiva israelí sobre Gaza y que llamen a nuestro país a romper relaciones con este gobierno.

Región 14/11/2023
NOTA 1

La mirada de los ediles del peronismo y Juntos por el Cambio.

 

Por Rodrigo Lescano

 

El horror y la indignación por las miles de muertes palestinas se metió en la política local del oeste del Gran Buenos Aires. Los concejos deliberantes de José C. Paz y Moreno discutirán en sus próximas sesiones ordinarias el proyecto de comunicación de la bancas del PTS en el FITU que ordena a los cuerpos legislativos repudiar el accionar militar que esta llevando a cabo Israel sobre territorio palestino. 

El proyecto fue presentado  en José C. Paz por la concejala Anabela Colli y en Moreno, por Erica Seitler. Sostiene que el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu, con el apoyo de Estados Unidos, estaría llevando adelante un “genocidio” contra la Franja de Gaza y todo el pueblo palestino, y que se estarían cometiendo  “todo tipo de crímenes de guerra y violaciones del derecho internacional humanitario, con limpieza étnica y prácticas genocidas”.

El proyecto llama a los concejales a exigir el “derribo de los muros y alambrados que rodean la Franja de Gaza”, lo que la convierten en un gigantesco gueto, y el cese del bloqueo terrestre, marítimo y aéreo. También reclaman que cesen los bombardeos y ataques militares del gobierno israelí contra Líbano, Siria, Egipto y demás estados árabes de la región;  

Las referentes de la izquierda recalcaron que “más de 2 millones de civiles palestinos permanecen privados de sus derechos básicos y elementales, como es el derecho a acceder a la electricidad, al agua, al combustible, a las comunicaciones o a los alimentos, mientras que son sometidos a bombardeos y desplazamientos forzosos constantes”, 

Además, expresaron que, desde que comenzó el conflicto el pasado 7 de octubre, ya han sido asesinados por Israel más de 10.328 civiles palestinos, entre los cuales se cuentan 4.237 niños y niñas, 2.219 mujeres y 480 ancianos. 

 

Romper relaciones

El proyecto de comunicación de Colli y Seitler, el cual también fue presentado por otros legisladores del PTS en la Legislatura bonaerense y en los concejos deliberantes de Merlo y La Matanza, solicita al Estado argentino que se ponga del lado del pueblo palestino y pida el alto al fuego y el cese la intervención militar, así como también se oponga al envío de armas a Israel  y pida por la liberación de todos los presos y presas palestinas, e israelíes solidarios con esta causa.

Al igual que lo hizo Bolivia, reclaman que Argentina rompa las relaciones diplomáticas, militares e institucionales con Israel y se arbitren los medios para enviar, en forma urgente e inmediata, medicinas, material quirúrgico, combustibles, alimentos y artículos de primera necesidad para Gaza. 

 

Diferentes opiniones

Consultados por LA PRIMERA, concejales paceños y morenenses del Frente de Todos y Juntos por el Cambio dieron sus visiones sobre el conflicto en Palestina y sobre el rol que debería tener nuestro país. Sus opiniones sirven como adelanto de las discusiones que darán sus bloques al proyecto de la izquierda.

Para el peronista Lucas Franco, militante de Somos Moreno, la guerra es producto de “un avasallamiento de los derechos del pueblo palestino por parte del estado de Israel durante años” y que.”estalló mediáticamente por un ataque de Hamas, el cual no expresa institucionalmente al pueblo palestino”. Para él, los actos llevados a cabo por este grupo terrorista no hay que convalidarlos, pero tampoco justificarían “la masacre por parte de un poderosísimo estado como el de Israel”. “El Estado nacional debe ser fiel a su historia, mantener la neutralidad Institucional que siempre lo caracterizó y exigir el alto al fuego”, reflexionó.

Para su compañero de banca, Gastón Fraga, nuestro país debe hacer un llamamiento al cese el fuego y a que las partes involucradas se pongan en acuerdo que tenga en cuenta “la soberanía de un pueblo que ya tenía posesión de las tierras palestinas  y que tiene una unidad cultural política social marcada desde hace muchas décadas”. “Al igual que lo hizo gran parte de la comunidad internacional, debe ser reconocido por el Estado israelí”, comentó.

Desde la oposición paceña al oficialismo de Mario Ishii, el edil Alexis Livora definió a la guerra como “un conflicto entre un estado soberano y un grupo terrorista como Hamas, el cual decidió invadir un territorio, matar y secuestrar civiles entre ellos niños y hasta bebés”. “Nunca se puede estar a favor del terrorismo por más conflicto territorial, cultural, social y hasta religioso que exista”, arremetió.

“Nuestro país debería haber repudiado enfáticamente los ataques ocurridos contra el estado y los ciudadanos israelíes, sobre todo por los argentinos asesinados, y pedir enérgicamente que se liberen nuestros compatriotas secuestrados. Lamentablemente nada de eso ocurrió en tiempo y forma”, mencionó Livora

Por su parte, el integrante de la Coalición Cívica de José C.Paz, Fabricio Cheiro, planteó que  la solución tiene que pasar por “un acuerdo diplomático que incluya dos estados, el palestino y el israelí” y que desarme organización terroristas como Hamas. “La única manera de generar una solución pacífica es a través del diálogo diplomático, pero veo lejano esto mientras Netanyahu y Hamas estén al frente del conflicto”, expuso.

Cheiro agregó que “la Argentina tiene que tener un pronunciamiento claro frente al terrorismo”, ya que nuestro país sufrió los atentados de la Amia y la Embajada de Israel. Recomendó que nuestra nación debe propiciar el diálogo y condenar cualquier violación a los derechos humanos en Palestina y que la ONU  debe involucrarse activamente en una solución pacífica del conflicto.

Te puede interesar
Lo más visto
NOTA 2 ARVAC

ARVAC, 100% argentina llega a las farmacias

Actualidad 14/06/2024

La vacuna ARVAC contra el COVID-19 fue creada por especialistas del CONICET, la UNSAM y la Fundación Pablo Cassará. De este desarrollo aprobado por la ANMAT que hoy se produce y comercializa participaron más de 600 profesionales y 2 mil voluntarios. No usa tecnología génica.