El problema de no interactuar con desconocidos

En la era de las redes sociales y el distanciamiento social, los encuentros fortuitos con desconocidos parecen ser una rareza. Antes, las calles y los espacios públicos ofrecían un vibrante escenario para conexiones inesperadas.

Actualidad 02/07/2024
NOTA

Sin embargo, esta dinámica ha cambiado drásticamente debido a varios factores, entre ellos, la pandemia y la creciente dependencia de los teléfonos móviles.

La rutina diaria y las responsabilidades han reducido las oportunidades para encuentros casuales y profundos con extraños. La pandemia exacerbó esta situación, ya que la interacción física con desconocidos se convirtió en un acto de recelo y desconfianza. Además, el fenómeno del tecnocentrismo ha llevado a que las personas se refugien en sus dispositivos móviles, evitando así el contacto directo con su entorno. La facilidad de refugiarse en el confort de un feed personalizado ha reemplazado la iniciativa de entablar conversaciones espontáneas con extraños.

Este aislamiento social tiene un impacto particular en la generación Z, quienes, a pesar de ser nativos digitales, enfrentan dificultades para interactuar fuera del ámbito virtual. La comunicación en línea, aunque conveniente, carece de la riqueza y profundidad de las interacciones cara a cara. Los jóvenes de hoy están más conectados que nunca en términos de tecnología, pero irónicamente, se sienten más desconectados emocionalmente de su entorno inmediato.

Tres libros recientes abordan este fenómeno desde diferentes ángulos. En "Hello, Stranger," Will Buckingham explora el consuelo encontrado en hablar con extraños tras una pérdida personal. Joe Keohane, en "The Power of Strangers," destaca la importancia y el potencial transformador de comunicarse empáticamente con desconocidos. Por su parte, Jon Yates, en "Fractured," analiza las divisiones sociales que dificultan la conexión entre personas de diferentes clases, religiones y generaciones.

Estos autores subrayan que, a pesar de la tendencia a aislarnos en nuestras burbujas tecnológicas, hay un valor significativo en abrirnos y conectar con otros. La interacción con desconocidos no solo enriquece nuestras experiencias personales, sino que también nos ayuda a desarrollar una mayor empatía y comprensión hacia diversas perspectivas.

La inseguridad en ciertos contextos puede justificar una actitud de reserva, pero es esencial reconocer que la tecnología y el aislamiento resultante han complicado aún más la interacción social. Revitalizar el hábito de interactuar con desconocidos puede ser una forma de contrarrestar este aislamiento y de recuperar una dimensión importante de la vida social.

La generación Z, en particular, puede beneficiarse de esta apertura, desarrollando habilidades sociales que son cruciales para el bienestar emocional y la cohesión social. En un mundo cada vez más digitalizado, recuperar la capacidad de interactuar genuinamente con aquellos fuera de nuestra red inmediata puede ser un antídoto contra la alienación y una forma de enriquecer nuestras vidas cotidianas.

Te puede interesar
NOTA 1 MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Más del 80% de la sociedad no confía en los medios

Actualidad 01/05/2024

En un estudio realizado por la consultora Zubán Córdoba y Asociados, sólo un 14,2% de las personas mostró confianza en las empresas mediáticas y según el especialista Martín Becerra se profundizó la “ruptura de un pacto de verosimilitud” con el público.

Lo más visto
senn

La Masonería Argentina firmó un petitorio a la ONU en “Conferencia Internacional de Fraternidad Masónica”

Política 17/07/2024

La Masonería Argentina a través de la Gran Logia Escocista Argentina estuvo presente en la “Conferencia Mundial de la Fraternidad Masónica” que se llevó a cabo en la ciudad de Medellín – Colombia donde se reunieron Grandes Logias Regulares de todo el mundo. “En 1929 la Gran Logia Unida de Inglaterra se autoproclamó como la verdadera y única masonería. Esto hizo que – hasta el día de hoy – Inglaterra considere que no son masones aquellos que practicamos masonería por fuera de su poder. Esto se acabó y su dominio ha llegado a su fin", aseguró el Maestre Ricardo Senn.