Kartun: “En este país cualquier pensamiento de raíz incluyente es necesario

En un extenso diálogo Mauricio Kartun habló de su última obra (arranca con "La vis cómica en el CCC), la situación del teatro independiente argentino ante la amenaza de vaciamento del INT y remarcó la importancia de Télam, que Milei quiere cerrar: "Sería perder democracia y es perder soberanía".

Cultura 22/03/2024
NOTA 1 KARTUN

Por Somos Télam

 

El arranque de 2024 encuentra a Mauricio Kartun en una intensa actividad que, aclara, “no habla tanto de mi propio empuje sino de las posibilidades que ofrece el circuito teatral argentino”.

Defensor a ultranza del trabajo en equipo, las formas de la teatralidad argentina, el teatro independiente hoy amenazado por los recortes de fondos y la amenaza de vaciamiento del Instituto Nacional del Teatro (INT), Kartun está arrancando en el Centro Cultural de la Cooperación con la quinta temporada de “La vis cómica”, última obra que escribió y dirige, al tiempo que acaba de bajar de cartel su exquisita adaptación teatral del cuento de Horacio Quiroga “Juan Darién” con el muy “kartuniano” título de “Salvajada” con dirección y puesta de Luis Rivera López, y están disponibles otros dos trabajos a los que aportó su supervisión dramatúrgica: la imperdible “Olvidate del Matadero” (Teatro del Pueblo), dirigida por Claudio Martínez Bel y actuada por Pablo Finamore (ambos premio María Guerrero 2023 por este trabajo y los dos autores del texto), y la recién estrenada “Tácito imperfecto”, escrita y protagonizada por Enrique Federman (Beckett Teatro).

“Perder Télam es perder democracia y es perder soberanía. A veces pensamos en banderas, en símbolos y a veces no nos damos cuenta que soberanía es también tener una posibilidad de información que no venga empujada por necesidades comerciales”.

Además, a fines del año pasado publicó “Salo solo”, una divertida y ocurrente novela que relata las aventuras de un viudo de la comunidad del Once que luego de atravesar el luto por la muerte de la esposa sale a buscar chicas, que publicó Alfaguara, y escribió y dio a conocer en un blog propio durante la pandemia.

– Estamos a 100 días de la asunción del gobierno ultraderechista de Javier Milei, ¿cómo ves la situación del teatro en esta coyuntura?

– Por el momento la relación espectáculo-espectador se está sosteniendo, los espectadores siguen asistiendo, se ve con mucha claridad la zona de dificultad económica a la hora de buscar descuentos y promociones pero el público de Buenos Aires es un público que asiste por costumbre y por necesidad, el teatro es parte de su actividad y no parece dispuesto a resignarla, en eso encontramos la zona de sostén. La temporada recién está empezando, es muy difícil ver aun efectos de la nueva política. Lo que sí tenemos es mucho temor respecto de la hipótesis de desfinanciamiento que puede tener el INT, pareceríamos haber superado el riesgo que lo cierren pero inevitablemente la decisión oficial, al igual que sucede en el cine, pareciera ser la de reducir sus fondos y funcionamiento de manera drástica y esto es extremadamente peligroso porque el auge extraordinario que ha tenido el teatro argentino independiente en los últimos 20 años se produjo a partir de la ley nacional del teatro y la consecuente creación del INT y de una especie de curiosa ecología que consiguió armar el Instituto con pocos fondos y mucha actividad en todo el país. Las salas pequeñas se sostienen con pequeños subsidios que cubren apenas el funcionamiento inmueble de las mismas, si desparecen esos aportes del INT se ponen en peligro todas las salas chicas y las salas chicas son las que permiten que Buenos Aires tenga una oferta teatral extraoedinaria. Si empiezan a desaparecer esas salas quedarán solo las salas de gran formato y estallaría el equilibrio virtuoso bajo el cual nos vinimos moviendo. Eso es una tragedia.

– Un teatro independiente que es por lejos el más dinámico de la escena y donde se genera el lenguaje teatral, muy distinto del teatro comercial de las salas de gran formato que apuestan a otra cosa.

– El teatro comercial tiene como objetivo el rédito económico que se consigue intentando invertir el mínimo posible y ganando el máximo, esto genera menor cantidad de ensayos, se recurre a cosas de efecto y no hay espacio para la experimentación ni la búsqueda artística, que es lo que hace el teatro independiente, de modo tal que si se pone en riesgo el teatro independiente desaparecen las búsquedas relacionadas con la investigación, la experimentación y el hecho artístico, que hoy por hoy son las que valorizan al teatro argentino en todo el mundo. Los espectáculos argentinos que nos representan en los festivales internacionales son siempre del campo independiente nunca del campo comercial ni oficial. Esa zona es la que se pone en peligro.

– Hablábamos de “Olvídate del Matadero” y “Tácito imperfecto”, que junto con “La mujer fantasma”, trabajo de Mariano Tenconi Blanco que viene de hacer temporada en Barcelona con un elenco catalán y que se presentará próximamente en Buenos Aires, son obras que cuentan con tu supervisión dramatúrgica, ¿en qué consiste ese trabajo?

– Hice durante muchísimos años supervisiones profesionales, que es la lectura de un texto y el seguimiento desde un lugar crítico de las zonas de dificultad colaborando en la creatividad del texto definitivo. Es una mirada que intenta destrabar las dificultades que tiene siempre todo proceso creativo. Lo hice durante una década hasta que cuando empecé a dirigir, hace más de 15 años, lo suspendí por cuestiones de tiempo material pero es algo que sigo haciendo con amigos y con gente que admiro, como Federman y Tenconi, casi te diría por el gusto de trabajar con artistas en los que confío y con los que la paso bien.

– ¿Cómo estás viendo la situación política actual?

– Se intenta un cambio de paradigma muy radical que aun en el caso de que resultara exitoso en lo económico (con baja de inflación, la normalización de cierto equilibrio entre producción y consumo, y la aparición de un libre mercado que cree un devenir comercial mucho más dinámico), aun en el caso de que esto resulte exitoso, es un modelo que se afirma sobre la exclusión y que no entiende que en la Argentina la exclusión es inviable.  En una sociedad como la nuestra, sin una hipótesis de justicia social, sin una hipótesis de inclusión, sin una hipótesis de permitirle al que viene rezagado tomar el ritmo, la caída en la exclusión se vuelve muy violenta. Es una situación paradójica porque por un lado está el temor del fracaso de este modelo que produciría inevitablemente un desastre económico y social y, por otro, está el temor de que se instale con su carga de exclusión y todo lo que eso trae aparejado.

Hay un clima mundial en que se vive el agotamiento de modelos y frente al agotamiento de modelos el manoteo desesperado de modelos opuestos como si ir a buscar a la otra punta fuese un método de solución mágico, eso creo que es mundial y en nuestro caso particular hay un modelo que mostró agotamiento: el modelo del populismo, el modelo del progresismo es un modelo que si no encuentra ajustes en lo cotidiano adaptándose a las realidades se vuelve un mecanismo frustrado y frustrante, sin embargo yo creo que tiene muchísimo para dar todavía. En este país, cualquier pensamiento de raíz incluyente es una forma necesaria. 

– ¿Cómo ves el intento del gobierno de Javier Milei de cerrar Télam y que es para vos y en tu experiencia la agencia nacional de noticias pública?

– Hay una diferencia notable, marcada, extraordinaria entre un medio y una agencia de noticias, sobre todo una agencia de noticias nacional y pública. Nosotros a veces pensamos en banderas, en símbolos y a veces no nos damos cuenta que soberanía es también tener una posibilidad de información que no venga empujada por necesidades comerciales de una plataforma, o de un conglomerado económico. Télam es, además, en mi propia experiencia la posibilidad de poder llegar con contenido a medios impensados de todo el país, perder Télam es perder democracia y es perder soberanía.

 

Te puede interesar
NOTA 1 MELICCHIO

“Para ser humanos”, un libro para sanar desde la palabra

Cultura 03/07/2024

Elaborado por el escritor y psicoanalista Pablo Melicchio en base a una serie de conversaciones que mantuvo con Adolfo Pérez Esquivel en el atelier de su casa, el texto invita a reflexionar con ellos sobre “qué se está haciendo con el ser humano en este contexto social y político”.

NOTA

Carl Jung y los OVNI

Cultura 02/07/2024

¿Por qué son comunes los sueños, las especulaciones e, incluso, las captaciones vivas de ovnis en las sociedades contemporáneas, sobre todo en momentos de crisis? ¿Qué está sucediendo para provocarse este tipo de experiencia colectiva? Un fenómeno de principios y mediados del siglo XX, igual o más vigente aún en la segunda década del XXI.

NOTA 2 WILCOCK

Jornada sobre Juan Rodolfo Wilcock

Cultura 06/05/2024

Del evento participarán expositores de Argentina, Italia y España y se llevará a cabo en la sede Rectorado Centro con transmisión vía streaming por el canal de YouTube de la UNTREF.

Lo más visto
senn

La Masonería Argentina firmó un petitorio a la ONU en “Conferencia Internacional de Fraternidad Masónica”

Política 17/07/2024

La Masonería Argentina a través de la Gran Logia Escocista Argentina estuvo presente en la “Conferencia Mundial de la Fraternidad Masónica” que se llevó a cabo en la ciudad de Medellín – Colombia donde se reunieron Grandes Logias Regulares de todo el mundo. “En 1929 la Gran Logia Unida de Inglaterra se autoproclamó como la verdadera y única masonería. Esto hizo que – hasta el día de hoy – Inglaterra considere que no son masones aquellos que practicamos masonería por fuera de su poder. Esto se acabó y su dominio ha llegado a su fin", aseguró el Maestre Ricardo Senn.